Me gusta hacerme eco en este blog de noticias como ésta. El Hormiguero (Cuatro) recibió a principios de este mes el premio Rose d’Or en la categoría de Mejor Programa de Entretenimiento. Este galardón está considerado, junto a los Emmy, el premio internacional más importante de la televisión a nivel mundial.

Con el mérito añadido de que El Hormiguero es el primer programa español que logra ganar la Rose d’Or en más de diez años y lo ha hecho frente a grandes competidores como Wipeout (Estados Unidos), Last Choir Standing, de la BBC (Reino Unido), Million Dollar Wedding, de Eyeworks Entertainment (Holanda) o Supertalent, de la alemana RTL. En total, en esta edición se presentaron 424 programas de 33 países.

No soy una fiel seguidora de El Hormiguero desde sus comienzos, pero desde hace algún tiempo se ha convertido en una de mis opciones nocturnas. Me gustan sobre todo las entrevistas que Pablo Motos, el conductor de este programa, realiza a sus invitados a quiénes logra sacar su parte más divertida. Como olvidar al actor Will Smith rapeando el Torito Bravo de El Fary o al tenista Novak Djokovic imitando a Chiquito de la Calzá.

El programa incluye además experimentos científicos y el llamado Efecto Mariposa, entre otros apartados, sin olvidar a sus dos verdaderas estrellas: las hormigas Trancas y Barrancas, con sus irónicos comentarios.

El programa tiene un ritmo trepidante que te engancha de principio a fin de una forma tan sencilla que no precisa de mayores adornos. Creo que ahí está la clave de su éxito, en su formato sencillo destinado a un público que sólo pretende olvidarse por unos momentos del estrés diario sin mucho calentamiento de cabeza.

Leer ahora  Aplicaciones de ocio, consejos que los restaurantes deben tomar

Quizás por esta misma sencillez, me sorprendió que El Hormiguero fuera elegida, entre más de 400 programas, como el mejor programa del mundo en el terreno del entretenimiento. Pero, más que analizar si es merecedor o no de este reconocimiento, me decanto por alegrarme de que hayan optado por un producto nacional que no ofende ni se mete con nadie.

Por Richard Estévez

Redactando noticias desde casi que podía sentarme en la silla del ordenador. Apasionado de la tecnología y de las finanzas. Poniendo al día a los usuarios de internet.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *