Dentro de lo personal que es la elección y preferencias a la hora de elegir auriculares para hacer deporte voy a intentar explicaros mi valoración sobre tres productos diferentes y las particularidades que les veo a cada uno de ellos. Para la prueba de esta semana he elegido tres modelos de auriculares diferentes de los muchos que podéis encontrar en el mercado. La elección se basa en que pese a pertenecer a la misma categoría de auriculares deportivos “clip-ear” cada uno de ellos monta un tipo diferente de clip o aleta de sujeción y una carcasa del auricular también diferentes.

Como podéis ver los tres están pensados para hacer deporte ya que los “clip-ear” están especialmente diseñados para ello pero las diferencias entre ellos son abundantes.

Vamos primero a analizar la aleta o clip de sujeción que nos va a condicionar la comodidad, la facilidad de ponérselo y la sujeción. Tanto el rojo como el blanco son algo más complicados de sujetar pero una vez puestos es difícil que se salgan o muevan ya que la aleta es en su mayor parte rígida. En cambio el negro es más sencillo de colocar pero es más fácil que se mueva ya que el material de la aleta es muy flexible.

Con respecto a la estructura es ésta la que nos va definir la estanqueidad e insonorización de nuestros auriculares además de la comodidad aunque esto es algo ya más personal. El blanco sería el menos interno y por lo tanto el que más sonido ambiente permite recibir, seguido por el negro que aísla bastante más de los sonidos del exterior hasta el rojo, que al estar diseñado para nadar bloquea totalmente el sonido ambiente y nos aísla por completo.

Vamos a verlos uno a uno:

Con una aleta rígida y una carcasa plana es el ideal para salir a correr puesto que nos permite percibir sonido ambiente y esto es muy necesario si corremos por ciudad y no queremos estar aislados del claxon de un coche, el timbre de una bici o el grito de un peatón en un momento puntual. Una vez montado no se mueve por lo que es el compañero perfecto para una salida larga y exigente en la que no tenemos tiempo que perder.

Leer ahora  Aplicaciones Android ahora disponibles en Chrome OS

 

Estos son de características diferentes y pese a que su colocación es más sencilla debido al material flexible del que están hecho a mí personalmente no se me acoplan tan bien como los anteriores. Tienen la ventaja de que la unión entre auricular y clip es ajustable en altura que es algo que se agradece mucho si los vas a llevar mucho tiempo puestos.

Ideales para el gimnasio, salidas por la montaña, si se te acoplan bien, y para cualquier actividad que requiera mucho tiempo de uso y la posibilidad de abstraerse de lo que nos rodea.

Estos están diseñados específicamente para nadar, los veréis cada vez más por ahí. Sus tres membranas permiten una insonorización total del sonido ambiente ya que actúan como un tapón de piscina. Una vez colocados es difícil que se vuelvan a mover y la calidad del sonido que se consigue es bastante decente pese a estar destinados a utilizarse dentro del agua. Después de probarlos hay gente que no le gustan ya que si no taponan el oído al 100% y entra algo de agua la calidad del sonido empeora mucho y hay otra gente que le encantan puesto que une los tapones y los auriculares en un solo producto y no tienen problemas en usarlos en tiradas largas en la piscina. Fuera de la piscina puedes usarlos en el gimnasio si tienes algún vecino molesto o la música ambiente de ese día es para echar a correr, pero sin cinta…

Así que ya sabes, cuando elijas tus auriculares piensa bien en que situaciones los vas a usar y busca un producto cómodo que haga que no te des cuenta que los llevas. Sobre la música que le pongas al MP3 conectado a los altavoces hablaremos otro día!!

Por Richard Estévez

Redactando noticias desde casi que podía sentarme en la silla del ordenador. Apasionado de la tecnología y de las finanzas. Poniendo al día a los usuarios de internet.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *