garantia airbnb

Si pensabas pasar unas semanas en San Francisco, Lisboa o Nueva York, probablemente Airbnb te parezca la mejor opción. Mejores precios, más espacio y mayor flexibilidad son los ingredientes del mercado de alojamientos en línea más popular. Pero, ¿realmente merece la pena viajar con Airbnb?

En menos de siete años Airbnb ha puesto en jaque a los servicios hoteleros de medio mundo. Tan solo en 2013 la compañía de Brian Chesky y Joe Gebbia superó los 6 millones de clientes, una cifra extraordinaria, más aún si consideramos que no es más que una startup.

Con Airbnb podemos alquilar un apartamento o una vivienda en cualquier rincón del mundo. Alojamientos en Palermo o en Venecia que normalmente alcanzarían los 200 y 300€ euros, pueden encontrarse sin problemas por 60 o incluso por 35€. Para conseguir estas ofertas y visitar la ciudad de tus sueños, no tienes más que entrar en Airbnb, escoger uno de los 190 países disponibles y comenzar la aventura. Cada oferta dispone de imágenes, descripción y un panel con las especificaciones generales, así como de un apartado con evaluaciones y comentarios de los huéspedes.

Para comprobar la fiabilidad del anfitrión, la página cuenta con un servicio de autentificación de imágenes, entre otras herramientas para eludir posibles phishings o falsos alojamientos. Además hay multitud de razones para contar con Airbmb en tus escapadas.

Una de las ventajas evidentes de Airbnb es el precio de la vivienda. En el apartado económico, esta compañía no tiene rival. Y es que solo un motel de carretera puede competir con apartamentos de 77, 55 y hasta 23€ por noche; claro que no hablamos de una habitación de mala muerte en las afueras de Madrid, sino de alquileres compartidos en el centro de Nueva York.

Leer ahora  DeNA planea marketing en juegos de Nintendo para Móviles

La cercanía entre los clientes y los caseros también es uno de sus grandes atractivos, como también la flexibilidad de las normas de la casa —como los horarios en las entradas y salidas, por ejemplo—. Pero el tratamiento más humano también conlleva algunos inconvenientes.

Airbnb también es menos fiable, con servicios limitados y ninguna garantía

Cuando escogemos el hotel en lugar del particular, la profesionalidad y la calidad del servicio están garantizados. Pero con particulares la recepción 24 horas o el servicio de limpieza, entre otros, desaparecen por completo, o se dejan al arbitrio del propietario. La convivencia también puede ser un problema, dado que no todos tenemos la misma disposición para conciliar el sueño en casa ajena, más aún con un desconocido al otro lado del tabique. Además las garantías que son moneda corriente en el sector hotelero, encuentran un vacío en las super-ofertas de Airbnb.

Si estos inconvenientes no te suponen un problema, no hay nada como viajar con Airbnb para estirar al máximo tus vacaciones y multiplicar así las posibilidades de diversión.

Por Richard Estévez

Redactando noticias desde casi que podía sentarme en la silla del ordenador. Apasionado de la tecnología y de las finanzas. Poniendo al día a los usuarios de internet.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *